Tradición en agonía

By
Updated: septiembre 18, 2008

Más de una veintena de ocasiones el Clásico, desde que fue convertido en 1969 en un juego de selecciones, al decidir Politécnico y Universidad competir en la Liga Mayor con tres equipos representativos, ha sido suspendido por diversas causas, la principal, el porrismo, o sea, por gente, si alcanzara ese calificativo, que en no pocas ocasiones se ha comprobado ni siquiera son estudiantes, que por lógica no pertenecen a las instituciones involucradas en la máxima tradición, que a duras penas conserva el futbol americano de México desde hace ya largos, muy largos 72 años.

Esa lamentable expresión de vandalismo tuvo en noviembre de 1977 una de las manifestaciones más desafortunadas, cuando los Auténticos Tigres conquistaron su primer título, aplastando 66-0 en Monterrey a las Águilas Blancas, pero no impidió que semanas después se celebrara el Clásico que enmarcó una victoria de los Pumas por 15-7 y entre las más recientes, en el 2000, cuando ante la sorpresa general, los Pumas Acatlán vencieron 25-23 a las Águilas Blancas, desatándose tras ello una serie de incidentes que obligaron a cancelar el tradicional encuentro.

Desde entonces, que yo recuerde, un partido rutinario entre equipos de las dos instituciones no había colocado en artículo mortis una tradición que nació en 1936, como acaba de suceder.

Pumas CU y Águilas Blancas no pudieron enfrentarse el pasado fin de semana en casa de los primeros, por la violencia que se desató la noche previa al partido, suspensión momentánea que amenaza trastornar la buena marcha de la temporada 2008, que acaba de iniciarse, y enfrenta ya esta clase de problemas que tanto daño, indiscutiblemente, causa al llamado deporte de la juventud estudiosa.

La noche de ayer debió decidirse la fecha en que se celebrará y todo hace indicar que por cuanto a la sede, las autoridades de UNAM e IPN conjuntamente con la ONEFA e incluso Seguridad Pública del D.F. podrían determinar que se realice a puerta cerrada.

Para colmo, la tercera jornada de la Conferencia del Centro que se anuncia para este fin de semana entraña más problemas. El juego entre Águilas Blancas y Pumas Acatlán se ventilará hasta el domingo en Tlaxcala y el de Pumas CU versus Burros Blancos, que tiene a más de uno con el ceño fruncido, hasta la tarde de ayer es acompañado de una incógnita.

¿Se celebrará en el Estadio Olímpico México 68 como originalmente está programado, estableciendo rígidas medidas de seguridad, se ventilará a puerta cerrada o quienes tienen la decisión en sus manos optan por cambiar el escenario?.

Una tradición en agonía por culpa de los porros.

Da tristeza aceptarlo.

fuente Tackleo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *