La lluvia deja en suspenso y sin definir la Serie Mundial

By
Updated: octubre 28, 2008
 Filadelfia (EEUU), 28 oct (EFE).- Nadie se imaginó que la lluvia pudiese convertirse en el gran protagonista del “Clásico de Otoño” al provocar la pasada noche la suspensión del quinto partido y dejar sin definir la serie que disputan al mejor de siete los Filis de Filadelfia contra los Rays de Tampa Bay.

 

La decisión se dio cuando el terreno de juego del estadio Citizens Bank Park de Filadelfia estaba impracticable para el deporte del béisbol, la pizarra mostraba un empate a 2-2 y sin certeza alguna de cuándo podrán completar el partido.

“No les puedo decir esta noche con exactitud cuando podremos reanudarlo”, declaró el comisionado Bud Selig. “Pero se jugará aunque haya que esperar todo el tiempo que haga falta”.

Selig se limitó a decir que el juego se reanudará “cuando se presuma que las condiciones del clima sean las apropiadas”.

“Aquí nos podremos quedar hasta el día de Acción de Gracias”, añadió en alusión al día de fiesta estadounidense que se celebra a fines de noviembre.

Aparte de la lluvia, las temperaturas descendieron a los 4 grados centígrados (40 fahrenheit), algo que tampoco favorece a la práctica del béisbol.

“Este es un tiempo del año en el que las condiciones del clima no son las más ideales”, se lamentó Selig en una rueda de prensa., pero a la vez también señaló que no iba a permitir que los Filis ganasen el partido después de seis entradas.

“Esa no es la forma de poner fin a una Serie Mundial”, argumentó el comisionado. “No hubiese permitido que una Serie Mundial terminase de esta forma”.

Las Grandes Ligas modificaron su reglamento sobre suspensiones de partidos en noviembre del 2006. Si esto hubiese ocurrido antes de ese año, este juego habría sido decretado como empate y bajo la obligación de reanudarlo desde cero.

Con dos “outs”, Carlos Peña logró conectar un sencillo que empató la pizarra en la parte alta del sexto episodio, justo antes que los árbitros decidieron suspender el partido. El imparable del primera base dominicano permitió a los Rays empatar la pizarra 2-2.

La ventaja de 3-1 en el Clásico de Otoño, le daban a los Filis la confianza de sentenciar su primer campeonato desde 1980. Pero la lluvia convirtió el terreno de juego en un desastre. Para colmo, el pronóstico del martes en la noche tampoco es alentador.

“Se supone que sea peor”, dijo Bob DuPuy, director ejecutivo de operaciones de las Grandes Ligas. “Intentaremos que se pueda jugar el martes, pero si no cambian las predicciones no hay mucha esperanza”.

Al reanudarse, el juego seguirá en el mismo momento cuando fue interrumpido. Ese fue cuando los Filis se disponían a batear en la baja del sexto.

No hay antecedentes de un partido abreviado debido a la lluvia en la historia de la Serie Mundial.

Peña describió como desastrosas las condiciones en el terreno del Citizens Bank Park.

“Había lodo por todas partes”, declaró Peña, quien en el juego disparó sus dos primeros imparables de la serie. “Estaba muy frío. No podía sentir mis orejas ni mis manos”.

Se suponía que el martes iba a ser día de viaje a Tampa Bay, en el caso de una victoria de los Rays. En cambio, los equipos permanecerán en Filadelfia y, de ganar los Rays, deberán trasladarse a la Florida.

Los Rays habían hecho las maletas por lo que la suspensión les obligó a buscarse un nuevo hotel en la ciudad, dado que no encontraron ya habitación en el que se habían alojado.

El jardinero Shane Victorino remolcó las dos carreras de los Filis con un sencillo por el guardabosques izquierdo en el primer episodio frente al zurdo Scott Kazmir, el abridor de los Rays.

El tercera base novato Evan Longoria acercó 2-1 a los Rays en el cuarto, al conectar un sencillo que remolcó a Peña ante el abridor zurdo Cole Hamels, la estrella de los Filis.

Los trabajadores del estadio repetidamente se esforzaron en mantener lo mejor posible el terreno de juego hasta que no se pudo más, y los árbitros decidieron parar las acciones a las 10:40 de la noche, hora del Este.

La decisión de iniciar el partido fue tomada por las directivos de las Grandes Ligas al considerar que a la hora de inicio sólo llovía muy débilmente, lo que hizo pensar de que podrían completar los nueve episodios.

Sin embargo, la lluvia comenzó a caer con mayor intensidad y poco a poco hizo muy difícil jugar al béisbol como demostró el torpedero de los Filis Jimmy Rollins, que cometió un error al perder por el viento un elevado en el quinto episodio.

Además, los lanzadores de ambos equipos se vieron en dificultades para acomodarse adecuadamente en el montículo donde la tierra mojada se les pegaba a las zapatillas.

Hamels dominó magistralmente en los tres primeros episodios, con sólo 33 lanzamientos para dejar en blanco la pizarra, mientras que Kazmir sufría y necesitó de 29 para completar el primero, teniendo problemas de control.

Sin embargo, una vez más los Filis no supieron aprovechar los nueve jugadores que dejaron en base hasta que se suspendió el partido y de ahí que permitiesen a los Rays empatar la pizarra para que luego la lluvia dejase todo en suspense.

fuente EFE

www.blogsports.com.mx

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *