Boca Juniors, campeón de memorable Torneo Apertura en Argentina

By
Updated: diciembre 23, 2008

icpssob08241208023732photo01

BUENOS AIRES (AFP) – Boca Juniors se consagró campeón del Torneo Apertura-2008 del fútbol argentino pese a perder 1-0 con Tigre la noche del martes, en el último partido del certamen triangular jugado en la cancha de Racing (periferia sur).

Leandro Lazzaro, a los 68 minutos, marcó el gol para el triunfo de Tigre, que igualó el puntaje de Boca y San Lorenzo en el triangular, pero el título quedó en manos de Boca por tener una mejor diferencia de gol.

Boca, Tigre y San Lorenzo habían igualado el primer puesto del campeonato al cabo de las 19 fechas, por lo que fue necesario un triangular de desempate, en el que los auriazules se impusieron por margen mínimo.

En los encuentros anteriores del triangular, Tigre perdió 2-1 con San Lorenzo y Boca se impuso 3-1 al ‘Ciclón’, con un gol en tiempo adicional de Cristian Chávez, y ese éxito por dos tantos de ventaja le permitió conseguir la diferencia necesaria para la conquista.

Para Boca, se trató del título 23 de su historia en el profesionalismo en Argentina y el primero desde la obtención del Torneo Clausura-2006.

El martes, Boca llegaba a la definición con la tranquilidad de saber que podría ser campeón incluso con una derrota por un gol, mientras que Tigre estaba obligado a imponerse por dos tantos para obtener el primer título de su historia en la máxima categoría.

En un partido jugado en terreno neutral, ante más de 34.000 espectadores, Boca comenzó mejor las acciones, con un buen control de la pelota y tratando de jugar en campo rival.

El mediocampo de Boca dominaba con un gran trabajo de Sebastián Battaglia en la contención, y de Jesús Dátolo para desequilibrar por el sector izquierdo, aunque de todos modos le costaba llegar con claridad, porque Tigre encontraba seguridad en la firmeza de Blengio en la defensa.

Lo mejor de Boca estuvo en un par de ocasiones que llegaron de contraataque, pero el arquero Luis Ardente, que debutaba en primera, se lució para salvar un mano a mano ante Luciano Figueroa, y luego Leandro Gracián, el reemplazante del estelar Riquelme, disparó sin fuerza desde buena posición.

Casi en el final de la primera parte, Dátolo tendría otra oportunidad, pero adelantó mucho el balón cuando estaba solo y permitió la reacción del arquero.

En tanto, Tigre resistía y no llegaba, en un partido mucho despliegue y con bastantes imprecisiones, aunque comenzó a mejorar después de la media hora, a medida que ajustó las marcas y comenzó a compartir el control del partido con Boca.

En el segundo tiempo, Boca sufriría otra baja, con la salida de Dátolo, que fue reemplazado por el uruguayo Alvaro González, con menos despliegue pero con más capacidad para la resistencia.

El equipo auriazul todavía tendría otras dos ocasiones, con un remate alto de Battaglia desde una posición forzada y un disparo desviado de Lucas Viatri.

A Tigre le costaba generar peligro, porque Martín Morel, su figura, no conseguía desequilibrar, pero de todos modos iba a encontrar el único tanto en una jugada aislada.

En un centro largo y cruzado de Matías Giménez, Lazzaro fue a buscar y le ganó con un frentazo a la floja salida del joven arquero de Boca, Javier García, que enseguida fue reemplazado, aparentemente por una lesión.

Boca acusó el impacto y perdió la seguridad y la confianza que había tenido hasta ese momento, y Tigre, impulsado por la cercanía de la hazaña, intentó ir en busca del segundo tanto, pero careció de ideas para vulnerar a un rival que buscaba calmarse en medio de la confusión.

Los últimos minutos fueron tensos y dramáticos, y Boca estuvo a tiro del empate con un disparo de González que salvó Ardente, pero logró superar la presión, aguantó el resultado y se adueñó del título de un campeonato destinado a entrar en la historia por un desarrollo parejo y cambiante.

fuente AFP

www.blogsports.com.mx

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *