La gente de Tigre despidió de la mejor forma a su equipo, que estuvo cerca de la hazaña

By
Updated: diciembre 23, 2008

BUENOS AIRES, dic 23 (DyN) – Era difícil la parada para Tigre, había que ganar por dos goles para coronar su historia con su primer título de fútbol grande. Estuvo cerca, cerró su mejor torneo con una victoria y su gente despidió al equipo con loas y un agradecimiento interminable.

Tigre llegó con un equipo austero, pero que tuvo sus brillos en Martín Morel, arrancado de los torneos regionales por Ricardo Caruso Lombardi, y en Daniel Islas, veterano de mil batallas en equipos de ascenso.

Leandro Lázzaro llegaba con un opaco antecedente en Estudiantes y con Rodolfo Arruabarrena en sus últimos tiempos de jugador.

Lució con Diego Castaño en el medio y con fogonazos intermitentes de Carlos Luna.

Diego Cagna llevó a ese equipo a una regularidad que pocos equipos lograron en este loco torneo Apertura. No tuvo brillos pero sí puso algo de lógica a este certamen, perdiendo -como pocos- los partidos perdibles pero no desaprovechando las oportunidades que se le presentó.

Con ese equilibrio tan singular en este campeonato, aprovechó los bajones de los grandes y así ganó en La Bombonera y en el Nuevo Gasómetro y llegó a este triangular que inició con ilusión.

No hubo drama en la caida ante San Lorenzo, aún ante la probabilidad de no tener revancha ante Boca, que al final le dio su chance. En este último partido, Tigre siguió con su austera labor y con ese bagaje estuvo a punto de convertirse en un campeón con semblanzas épicas.

No pudo hacer un gol más, pero tampoco se escucharon lamentos. Este club humilde que transitó gran parte de su vida en los torneos menores peleó en lo más alto con los más grandes y eso también hace historia.

fuente DYN

www.blogsports.com.mx

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *