Con estirpe de guerrero

By
Updated: enero 30, 2009

En un magnífico, extenso y dramático duelo de zurdos españoles, Rafael Nadal, el N° 1 del tenis mundial, derrotó a Fernando Verdasco (14° cabeza de serie) por 6-7 (4-7), 6-4, 7-6 (7-2), 6-7 (1-7) y 6-4 en la segunda semifinal del Abierto de Australia. Y jugará la final, el domingo, contra el suizo Roger Federer (2°).



Este maratónico partido, consumado en cinco horas y 14 minutos, fue el más largo de la historia de este certamen. Y Nadal avanzó por primera vez en su carrera profesional a la final de este Grand Slam, el primero de la temporada, donde su mejor actuación había sido el arribo a las semis del año pasado.

El encuentro se convirtió en el más prolongado de este Abierto, superando en tres minutos al que protagonizaron en 1991 el alemán Boris Becker y el italiano Omar Camporese, con victoria de ‘Boom Boom’ por 7-6 (7-4), 7-6 (7-5), 0-6, 4-6 y 14-12, en cinco horas y 11 minutos.

El choque de españoles compañeros del equipo campeón de la Copa Davis tuvo de todo, porque ambos jugaron en un alto nivel y, al conocerse tanto, supieron qué hacer para molestar mucho al rival. Así, la lucha fue durísima en la Rod Laver Arena, la cancha principal del complejo Melbourne Park.

Por su estilo agresivo desde la base, Verdasco fue marcando el termómetro del encuentro, ya que arriesgó muy bien en varios pasajes y se equivocó en otros, cometiendo fallas que aprovechó su adversario. Y Nadal, con su genial defensa y su receta de solidez y contraataque, no le regaló nada, obligándolo al rival a forzar disparos más de la cuenta.

En el desenlace, Verdasco quedó 0-40 con su saque, sacó adelante dos puntos subiendo a la red pero terminó su sueño al cometer una doble falta. Un final triste para semejante duelo. Nadal se tiró al piso a festejar, luego se levantó y fue a abrazar y felicitar por la gran actuación a su amigo. Y todo el público, de pie, aplaudió y ovacionó a ambos.

De esta manera, Nadal celebró en su partido N° 100 en un Grand Slam, acumulando 86 victorias y 14 derrotas. Y ahora el premio extra será poder obtener el tercero de los cuatro títulos grandes, ya que todavía no festejó en Australia y en el US Open.

Pensar que el líder del circuito había llegado a semis sin perder un solo set. Pero Verdasco demostró por qué había eliminado a dos figuras como el escocés Andy Murray (4°) y el francés Jo-Wilfried Tsonga (5°) y lo exigió al máximo.

Nadal, de 22 años, aumentó aún más su paternidad deportiva sobre Verdasco (25 años), al que ahora supera 7-0 en los enfrentamientos personales, con el agregado de que el rey del circuito ATP se quedó con 16 de los 19 sets disputados entre sí.

Este fue el segundo partido entre ambos en un Mayor y, si bien la victoria volvió a quedar en manos de Nadal, ahora sí Verdasco le dio pelea y no sufrió como en la rotunda caída de Roland Garros 2008, en octavos de final, al perder por 6-1, 6-0 y 6-2.

Así las cosas, Verdasco, uno de los héroes junto con Feliciano López en la conquista de la Davis el año último, en la visita a Argentina, dejó una muy buena imagen en su primera semifinal de Grand Slam. Además, en compañía de López, llegó a los cuartos de final de dobles en Melbourne.

Para Nadal, este triunfo significó el primer pasaje a la definición en Australia y el domingo, contra Federer, disputará su octava final de Grand Slam. Hasta aquí, su marca es de cinco victorias (cuatro en Roland Garros, en los últimos cuatro años, más Wimbledon 2008) y dos derrotas (ambas en el césped de Londres).

La particularidad es que seis de las siete finales de Mayors que jugó Nadal fueron frente a Federer: le ganó en la arcilla de París en el 2006, el 2007 y el 2008 y en Wimbledon el año pasado, mientras que cayó en las definiciones londinenses del 2006 y el 2007.

El último zurdo que ganó el Abierto de Australia fue el checo Petr Korda, en 1998. Era su primera final y superó al chileno Marcelo Ríos en tres sets y ahora, 11 años después, otro jugador de estas características, en este caso Nadal, intentará repetir la proeza.

Igual, si bien supera 12-6 a Federer en los duelos personales, habiendo ganado los cuatro últimos, es consciente de que en una cancha rápida como la de Melbourne será complicado vencer al suizo. Rafa es la sombra negra del helvético, porque lo molesta con su zurda cargada de top-spin en forma cruzada y le crea un problema psicológico al ganarle tan seguido.

Federer, de 27 años, podría aprovechar una ventaja por el hecho de tener más descanso, ya que el jueves venció en tres sets al estadounidense Andy Roddick (séptimo preclasificado) y entonces tiene dos días libres antes de la finalísima.

El gran objetivo de Federer, dueño de 13 títulos de Grand Slam en su excelente carrera, es poder ganar y así igualar el récord mundial que ostenta el estadounidense Pete Sampras, con 14 coronas de Mayors en singles.

Visto en ESPNDeportes

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *