El suizo Roger Federer derrotó en tres sets al estadounidense Andy Roddick y se convirtió en el primer finalista del Abierto de Australia, primer Grand Slam del año

By
Updated: enero 29, 2009

A la gran final. El suizo Roger Federer, actual N° 2 del mundo, derrotó al estadounidense Andy Roddick, séptimo preclasificado, por 6-2, 7-5 y 7-5 en dos horas y siete minutos y definirá el domingo el Abierto de Australia, el primer torneo de Grand Slam del año.

El rey del circuito hasta agosto del 2008 volvió a dar otra clase maestra en las canchas rápidas del Melbourne Park. Lo había sufrido horrores el argentino Juan Martín del Potro (octavo favorito) en los cuartos de final y ahora lo padeció Roddick en la primera semifinal.

Sin sobresaltos, con su propuesta agresiva y ofensiva, apoyado en su servicio y la derecha, Federer volvió a marcar una clara diferencia con respecto a Roddick. De hecho, ahora tiene una marca de 16-2 en los enfrentamientos personales con el gran sacador de Nebraska.

Federer parece lanzado, tras vencer al checo Tomas Berdych en cinco sets en octavos de final, luego de estar 0-2 en parciales. Después de pasarla mal ha sumado ya dos victorias sin ceder un set y perdiendo en total apenas 15 games.

Roddick, en su ánimo de encontrar el juego que le permita estar ahí arriba y sobre todo, mejorar desde la línea de servicio los intercambios, había contratado a su compatriota Larry Stefanki, ex técnico del ruso Yevgeny Kafelnikov y de los chilenos Marcelo Ríos y Fernando González.

Pero en el primer Grand Slam del año, Roddick no pudo una vez más con el juego del suizo, quien se vengó de la derrota en Miami del pasado año, cuando el estadounidense había cortado una racha de 11 caídas al hilo durante cinco años.

Con el techo de la Rod Laver Arena abierto, pues por la tarde bajó la temperatura, Federer no cedió ni una sola vez su saque, a pesar de que Roddick dispuso de tres oportunidades para romperle, y el americano lo perdió en cuatro ocasiones, después de 13 oportunidades. Hasta en el número de aces fue mejor el suizo, que anotó 16, contra 8 del perdedor.

Cuando el tercer set parecía ir encaminado hacia el desempate, Federer quebró el gran servicio de Roddick, igual que en el segundo capítulo, en el 11° game, con un golpe cruzado que desarboló el intento de volea del estadounidense. Luego sentenció con su servicio, para disfrutar de nuevo con la posibilidad de luchar por un título que se le escapó el año pasado.

El suizo fue letal con su potencia y variantes, al punto de que conectó 51 tiros ganadores, contra 38 del estadounidense. Y el ganador sólo tuvo 15 errores no forzados, frente a los 18 de Roddick. En total, Federer se llevó 20 puntos más que su adversario (105 del europeo y 85 del norteamericano).

De esta manera, Federer sigue adelante en busca de poder obtener su 14° título de Grand Slam en singles y así igualar el récord mundial en poder del estadounidense Pete Sampras. Hasta ahora, el helvético mantiene 13 coronas en su haber, la última lograda en el US Open del año último.

Con este avance a la definición australiana, Federer alcanzó las finales de los cuatro últimos Mayors, luego de sus recordadas derrotas ante el español Rafael Nadal en Roland Garros y Wimbledon del 2008 y de su gran triunfo sobre el escocés Andy Murray en el US Open.

El rival de Federer en la final de Melbourne, en la Rod Laver Arena, será el ganador de la segunda semifinal, que el viernes protagonizan Nadal, su sombra negra y actual N° 1 del circuito de la ATP, y el también español Fernando Verdasco (14° cabeza de serie).

Contra el de Manacor tiene un balance desfavorable de 12-6 y con el madrileño un positivo de 2-0 en partidos oficiales, aunque le acabar de ganar este año en la exhibición de Kooyong, antesala de este Abierto. “Rafa es el favorito, pero Fernando es un jugador peligroso, ya lo demostró en Kooyong hace dos semanas y aquí”, dijo Federer.

Por eso, el rival de Federer será un zurdo. Y el último zurdo que ganó el Abierto de Australia fue el checo Petr Korda, en 1998. Era su primera final y superó al chileno Marcelo Ríos en tres sets, y ahora, 11 años después, otro jugador de esas características, y español, además, Nadal o Verdasco, estará en la definición.

Federer ya se adjudicó en tres oportunidades el Abierto de Australia (2004, 2006 y 2007) y con este pasaje para la final mejoró la actuación del año anterior, cuando cayó en semifinales ante el serbio Novak Djokovic, luego consagrado campeón.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *