Kurt Warner, la mayor atracción del ‘Día de la Prensa’

By
Updated: enero 28, 2009

El circo mediático de la 43 edición del Super Bowl comenzó con la jornada dedicada a la prensa, más conocida como “Media Day”, que una vez más sirvió para que los jugadores protagonistas de la gran final de la NFL se divirtiesen con los profesionales de la información.

Si tienes que sacar conclusiones de todo lo que dijeron los jugadores de los Cardenales de Arizona y de los Acereros de Pittsburgh, entonces, sólo te puedes quedar con dos.

La primera, que todos están “muy felices” de llegar a la gran final del año y la segunda, que esperan que cada uno de sus respectivos equipos sea el campeón, ambas, por lo demás lógicas.

Pero saber algo sobre las estrategias que van a utilizar en el campo, si la relación dentro del equipo es buena, si incluso tienen contactos con los amigos comunes que hay entre los propios jugadores, nada de nada.

De cualquier manera, lo que sí atrae a los periodistas es observar quienes son las grandes figuras de cada uno de los equipos y los líderes sobre los que va a recaer la responsabilidad máxima cuando de comienzo el partido el próximo domingo en el Raymond James Stadium.

Uno de ellos es el veterano mariscal de campo de los Cardenales, Kurt Warner, el mismo que hace cuatro años tenía problemas para encontrar equipo y ahora llega por tercera vez en su carrera al Super Bowl, lo que le convirtió en la gran atracción de la jornada.

El educado y siempre positivo Warner volvió a recordar los tiempos en los que trabajaba en una tienda de comestibles colocando mercancía por la noche, para luego llegar a ser nombrado Jugador Más Valioso (MVP) del Super Bowl.

Eso le sucedió con los Carneros de San Luis, y cuando todos pensaban que Warner podría pasar al olvido, le llegó el premio merecido de otra oportunidad y les demostró a todos que la idea de que estaba desgastado y que su pulcra carrera se encaminaba hacia un fin lleno de ignominia, no era cierta.

Warner, de 37 años, escribió esta temporada uno de los capítulos más sorprendentes con un rendimiento que podría asegurarle un lugar en el Salón de la Fama de la NFL, sobre todo si logra llevar a los Cardenales, el equipo que hasta ahora era el “perdedor” de la liga, a conseguir su primer título de Super Bowl.

“No importa lo que vayamos a conseguir el próximo domingo, Kurt ya ha demostrado, con todo el merecimiento, que es uno de los mejores mariscales en su posición”, declaró Ken Whisenhunt, entrenador jefe de los Cardenales, que siempre confió en Warner.

La historia de Warner está basada en una fe profunda y en un impulso continuo a dar lo mejor de sí mismo como persona y como jugador de fútbol estadounidenses.

“Mi idea y filosofía de la vida es dejar, de alguna manera, forma o fondo, mi sello en esas personas y en esos lugares que he conocido durante mi carrera”, destacó Warner. “Eso es lo que quiero que sea mi legado, pues la cuestión del fútbol es algo pasajero”.

Sin embargo, sus logros en el campo han impresionado incluso al que será su mayor rival el próximo domingo, el mariscal de campo de los Acereros, Ben Roethlisberger.

“Ha tenido que sobrellevar muchas cosas y ha logrado mucho. A mí me gusta verlo jugar, lanza un pase increíble y ¿saben algo? siento un enorme respeto por él y por la manera como juega en el deporte y se comporta como persona”, subrayó Roethlisberger. “No es nada fácil lo que ha logrado y las dificultades que ha superado”.

El regreso de Warner a la cima es un tema reiterado en anticipo al Super Bowl, tal como ocurrió hace una década, en la campaña de 1999, con los Carneros.

“Muchas veces, cuando haces algo bueno, no se logra de la noche a la mañana. No es algo que sea fácil. Todo se logra con mucho trabajo duro, con mucho tiempo y mucho compromiso”, agregó Warner, que vio como a los 33 años, con un título de Super Bowl y un premio MVP, sólo los Cardenales perdedores le hicieron una oferta.

Warner tuvo que luchar también contra todo en el nuevo equipo, pero cuatro años después está de nuevo en la cima, como lo estuvo siempre como persona, pero esta vez también en el apartado profesional, al margen de lo que consiga el próximo domingo.

“Mi carrera nunca fue fácil, pero la he disfrutado más que nadie porque en cada momento he sido consciente de todo el trabajo y esfuerzo que me ha costado”, señaló Warner. “Ahora llegó a mi tercer Super Bowl y lo vivo con una gran tranquilidad y confianza, sólo estoy centrado en lo que tengo que hacer en el campo”.

Los Acereros son los primeros que están más que preocupados por todo lo que puede hacer un profesional como Warner y con esa filosofía de la vida dentro y fuera del campo.

Visto en http://www.eluniversal.com.mx/notas/572525.html

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *