España sigue invicta: ahora 2-1 a Turquía

By
Updated: abril 1, 2009

La selección española se sobrepuso a Turquía y al ambiente infernal del Ali Sami Yen, donde prácticamente selló el pasaporte al Mundial de Sudáfrica 2010 con una acción de pillo de Dani Güiza sobre la hora, que dio el triunfo y sirvió como agradecimiento a la confianza de Vicente Del Bosque.

Era el encuentro más complicado camino del Mundial 2010. La visita a todo un semifinalista de la Eurocopa, Turquía, que había preparado una encerrona en el Ali Sami Yen, estadio de reducidas dimensiones donde el aliento de los incondicionales pretendía frenar a la campeona de Europa. Un escenario que conocía bien el que acabó siendo el protagonista del partido: Dani Güiza.

Inmerso en el peor momento de su vida. Atropellado por polémicas extradeportivas. En el centro de la polémica y con un bajo rendimiento en el Fenerbahce, Güiza cumplió su palabra. Salió a comerse el mundo en los cinco minutos que tuvo y tras inventar la victoria de España miró a Del Bosque. Gracias. Le quiso transmitir.

Fatih Terim es algo más que un seleccionador en Turquía. El líder del grupo. Un sargento con sus jugadores. El encargado de mentalizar a unos guerreros que recibieron a España convertidos en “once Bravehearts” , ayudados por el ambiente infernal de las gradas. Pero Del Bosque entró en la historia del futbol. Novena victoria consecutiva para ser el mejor estreno de un seleccionador.

Un buen planteamiento. Un juego notable. No sirvió para frenar a la campeona de Europa en el Santiago Bernabéu. Terim tenía que apelar a algo más en busca de la proeza. Tocó el orgullo de un grupo de jugadores que salió a morder, pasado de revoluciones en numerosas acciones en las que se notó el pasaporte del colegiado, inglés, acostumbrado a mayor permisividad en el juego.

España estaba mentalizada para lo que le esperaba. Conocía la encerrona y salió espectante. Defendió los primeros minutos y se adueñó del balón, cuando Albert Riera avisó con una zurdazo colocado que sacó con una espectacular intervención Volkan Demirel (min.13) .

Era Riera una de las novedades de Del Bosque en un regreso al pasado, en la recuperación del sistema del éxito, el que encontró Luis Aragonés en una noche decisiva en Dinamarca. Cinco centrocampistas y un solo delantero. Un sistema que sin Iniesta y Cesc no es lo mismo. En Turquía faltaban dos jugadores desequilibrantes. Dos referencias del fútbol europeo.

El ímpetu de la grada se frenó cuando España sacó su estilo. El toque calmó a las fieras y hasta las durmió por minutos. Se silenció el infierno. La línea adelantada turca retrocedió metros y las diabluras de Xavi y Silva entre líneas comenzaron a hacer daño.

No hubo remate porque Fernando Torres fue una isla en muchos momentos. Desesperado al recibir falta siempre que recibía de espaldas y sin encontrar premio a sus continuos movimientos de desmarque. Tuvo dos ocasiones y en las dos remató blando.

España impuso un criterio y recibió un castigo excesivo. El primer tiro a puerta de Turquía fue gol. Un centro desde el costado acabó en pies de Tuncay Sanli, que tras partir en fuera de juego, tocó lo justo el esférico ante la salida de Casillas para que Semih Senturk marcase a puerta vacía.

Tocaba remontar, como ocurrió en otra de las salidas complicadas de la fase de clasificación en Bruselas ante Bélgica. Allí la magia de Iniesta levantó el partido. España necesitaba la aparición de un líder, porque el gol desató instantes de incertidumbre que desaprovechó Nihat. Un balón muerto en la frontal lo mandó a la grada.

La misma escena con la que comenzó la segunda mitad, cuando Nihat chutó a las nubes delante de Casillas. Fue el último despiste defensivo. Reapareció la seguridad de una zaga sin Puyol, en la que Del Bosque rescató a Marchena -que había jugado solo 60 minutos en nueve partidos con el nuevo seleccionador- y dio continuidad a Piqué.

Rapidez en el corte, anticipación, brillante en el juego aéreo y buena salida de balón son características que ha mostrado Piqué en sus tres apariciones en la ‘roja’, en partidos de exigencia como contra Inglaterra y Turquía. A falta de un líder creativo, recordó la figura de Fernando Hierro.

Iba camino Del Bosque de tardar en reaccionar, como en el Bernabéu cuando le salvó un gol a balón a parado, pero España empató. Un remate de cabeza de Torres se estrelló en la mano de Uzulmez y Xabi Alonso de penalti y en Estambul (vaya morbo recordando la final con el Liverpool) no perdonó.

El empate fue un golpe que no encajó bien una Turquía obligada a ganar para mantener esperanzas de estar en el Mundial de Sudáfrica. A España le sobra confianza y fe en sus cualidades. Comenzó a llegar a la portería de Demirel pero Torres, alejado de su mejor versión, no pudo hacer gol en dos nuevas acciones. La más clara con remate a la escuadra que sacó el meta turco (min.73).

Sólo quedaba el recurso del contraataque a Turquía, que se estrelló con un muro llamado Piqué. Senturk No enganchó por milímetros un centro en una acción que sirvió para encender de nuevo a la grada. Subieron los decibelios cuando saltó Güiza al terreno de juego.

Pocas veces un futbolista aprovechó tanto cinco minutos. En su primer desmarque casi remata a gol y cuando las fuerzas flaqueaban luchó un balón en el costado derecho, que se llevó con la cabeza, se marchó en velocidad de dos jugadores y regaló el gol a Riera, que llegaba con fuerza de segunda línea. Héroe del partido que premia la paternal forma de dirigir a sus jugadores de Del Bosque. Esta generación ya es, con 31 partidos seguidos sin perder, la mejor de la historia de España.

Ficha técnica:

1 – Turquía: Volkan Demirel; Gokhan Gonul, Emre Asik, Balta, Ibrahim Uzulmez; Tuncay Sanli, Mehmet Aurelio, Emre Belozoglu, Arda Turan (Sahin, m.88) ; Nihat ( Karadeniz, m.77) y Senturk (Sarioglu, m.80) .

2 – España: Iker Casillas; Sergio Ramos, Marchena, Piqué, Capdevila; Silva (Busquets, m.74) , Senna (Cazorla, m.67) , Xabi Alonso, Xavi, Riera; y Fernando Torres (Güiza, m.85) .

Goles: 1-0, m.26: Senturk a puerta vacía. 1-1, m.63: Xabi Alonso de penalti. 1-3, m.92: Riera a placer a pase de Guiza.

Árbitro: Michael Riley (ING) . Mostró cartulinas amarillas a Uzulmez (36) , Asik (41) , Senturk (55) y Emre (89) por Turquía, y a Xavi (45) y Sergio Ramos (64) por España.

Incidencias: Partido del grupo 5 de la fase de clasificación para el Mundial de Sudáfrica 2010 disputado en el estadio Ali Sami Yen con la presencia de 23 mil aficionados, de ellos 200 españoles. Se guardó un respetuoso minuto de silencio por los aficionados fallecidos en el encuentro de futbol entre Costa de Marfil y Malawi por una avalancha humana.

fuente EFE

www.blogsports.com.mx

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *