James rescata al Heat y habrá séptimo partido

By
Updated: junio 19, 2013

MIAMI (AP) — LeBron James salvó un campeonato y canceló una celebración.

Pero lo más difícil será superar su desempeño del martes en un séptimo partido.

“Es por mucho el mejor partido del que he sido parte”, dijo James.

Apagado al inicio, James fue el motor de la remontada del Heat de Miami en el cuarto periodo, y luego en el tiempo extra para vencer el martes 103-100 a los Spurs de San Antonio.

Así las cosas, la final de la NBA se irá al máximo posible y Miami aún sigue vivo en su empeño por revalidar su condición de campeones de la liga.

Tras perder la cinta que se pone en la cabeza, pero manteniendo el aplomo al disputar cada instante de la segunda mitad del encuentro y del alargue, James acabó con 32 puntos, 11 asistencias y 10 rebotes.

James falló nueve de sus primeros 12 tiros al aro, pero dijo presente en el último cuarto con 16 puntos para que el Heat remontase una desventaja de 10 tantos.

La otra figura fue Ray Allen. El veterano escolta embocó un triple cuando restaba 5,2 de juego para obligar el tiempo extra.

El Heat estuvo abajo 94-89 con 28 segundos por jugar, pero James coló un triple con 20 segundos en el reloj y luego Allen clavó otro tiro de tres.

Un enceste en bandeja de James con 1:43 por jugar en el tiempo le dio a Miami una ventaja 101-100 y Allen añadió un par de tiros libres que sentenciaron el partido.

Estuvieron tan cerca de ser eliminados que notaron que algunos oficiales llevaban cinta amarilla para cercar la cancha para la presentación del trofeo a los Spurs, pero el Heat anotó un par de triples, hizo algunas buenas jugadas defensivas y todo aquello que hacen los grandes campeones.

“Vimos la tabla de campeonatos ahí afuera, la cinta amarilla. Y ¿sabes?, esa es la razón por la que juegas hasta la chicharra final”, dijo James. “Y eso hicimos esta noche. Dimos todo lo que teníamos y más”.

Tim Duncan anotó 30 puntos para los Spurs, su mayor cantidad en una serie final de la NBA desde el primer duelo en 2003, pero fue maniatado tras el tercer cuarto. Añadió 17 rebotes.

Manu Ginóbili, otra vez como titular, anotó nueve puntos con tres asistencias y cuatro rebotes. Fue una producción discreta del argentino con respecto a los 24 puntos que aportó en el quinto partido el domingo pasado en San Antonio.

“Este es un duro momento. Estuvimos a segundos de ganar el campeonato y se nos escapó”, dijo Ginóbili. “Un par de rebotes que no recuperamos, un triple difícil de Ray y un par de tiros libres que fallamos. Es un momento muy duro”.

El séptimo partido se disputará la noche del jueves en Miami.

Será el primer duelo a vida o muerte para determinar el campeón desde que los Lakers vencieron a los Celtics en 2010.

Los Spurs parecían encaminados a su quinto título en igual número de oportunidades al despegarse por 13 puntos a falta de cuatro minutos en el tercer cuarto. También sacaron una ventaja de cinco unidades a poco del final, pero no pudieron aguantar el embate de Miami, sellado con los triples seguidos de James y Allen.

Grandioso partido de James cuando el Heat estuvo al borde del precipicio. Terminó encestando 11 de sus 26 tiros, inclusive robándose un balón luego que una canasta suya puso a Miami arriba 101-100 en el alargue.

Antes de eso, James estuvo muy cerca de activar el coro de críticas sobre su incapacidad para producir en los momentos clave y tener que ver a un rival festejando en su propio feudo.

El jugador más valioso de la NBA reaccionó a tiempo y aquietó a sus detractores.

Miami, que no ha perdido partidos seguidos desde el 8 y 10 de enero, frenó a los Spurs con su defensa, además de James, en los últimos 17 minutos. El Heat intenta convertirse en el cuarto equipo que gana los dos últimos partidos en casa desde que la NBA dispuso el formato 2-3-2 para su serie final en 1985.

Kawhi Leonard añadió 22 puntos y 11 rebotes para los Spurs. Tony Parker coló 19 puntos con ocho asistencias, pero apenas acertó seis de sus 23 tiros de campo.

Los Spurs tuvieron una última oportunidad al estar abajo 103-100, pero Chris Bosh tapó el intento de triple de Danny Green desde la esquina con el tiempo agotándose.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *